Según lo establecido por la Ley de Servicios de Seguridad Privados 8395, su reglamento y reformas se regulan  las empresas de Seguridad Privada, como personas físicas o jurídicas de carácter privado dedicadas al adiestramiento, el transporte de valores, la prestación de servicios de custodia, la vigilancia, la protección de personas físicas o jurídicas y sus bienes, así como las personas físicas o jurídicas cuya actividad consista en la instalación, el mantenimiento y el monitorio de sistemas y centrales de seguridad eléctrica, siempre que dicha función se realice de manera conjunta con alguna de las anteriores y en relación directa con el destinatario del servicio.

 

 

En virtud de lo anterior, se debe garantizar la formación integral  de los Agentes de Seguridad Privada por medio desarrollo del Curso Básico de Seguridad Privada con el fin de brindarles  las competencias, conocimientos y habilidades para el desarrollo eficaz y eficiente de sus funciones.